5. SUEÑOS DE INVIERNO

La primera sinfonía de Tchaikovsky está subtitulada “Sueños de invierno”. En ella, de forma explícita o implícita, el compositor pretende evocar estampas bien definidas del invierno, como la tranquilidad de un paisaje nevado o la desolación que deja el frío. Estas evocaciones se conjugan con el concierto de violonchelo de Dvorak, terminado en el invierno de 1895. Fue dedicado a un amor de juventud nunca consumado, al enterarse de la grave enfermedad de su cuñada Josefina Čermáková, de quien estuvo profundamente enamorado. La melancolía y la tristeza irradian desde los primeros acordes, como si quisiera rememorar un pasado mejor, un futuro que nunca se tornó realidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies