8. RECUERDOS BOHEMIOS

Europa central nos brinda la oportunidad de soñar con su música anclada en el folclore y la tradición. En pocas ocasiones ha escrito Brahms un música tan triste como la Obertura Trágica y es característico que el título expresa de manera evidente una variedad de lo trágico muy específica, a saber, el tono profundamente resignado que prevalece cada vez más claro en el transcurso de la composición. Bartok y Tchaikovsky se inspiran en las músicas del pueblo para componer las dos piezas incluidas en el programa. Dvorak, con su Octava Sinfonía, revela una vez más su pasión por la música popular eslava. En conjunción con un vigoroso lenguaje nacional, la obra presenta variados estados de ánimo, que van desde imágenes pastorales, danzas y marchas, hasta momentos altamente dramáticos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies